jueves, 26 de diciembre de 2013

"SE VENDE" ; NO AL ABORTO.-

SE VENDE”; NO AL ABORTO

Ayoze Rodríguez
Miembro del colectivo Voces Transversales
La única promesa cumplida, hasta ahora, del programa electoral del PP en las últimas elecciones va a traer cola: La nueva Ley del aborto o Ley Orgánica para la protección de la vida del concebido y los derechos de la mujer embarazada, no contenta ni a los colectivos provida, ni a los que se muestran a favor del aborto. A unos porque la consideran insuficiente y a los otros porque les parece restrictiva y una mala broma, todos han expresado de distinta forma su disconformidad con esta Ley.
La nueva ley que el PP se ha sacado de la chistera, presentada por el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón plantea requisitos, que no derechos, que vulneran libertades y que coartan la voluntad de una mujer o de una pareja para decidir qué hacer con su vida.
Se presenta como un atropello a la vigente Ley del aborto de José Luís Rodríguez Zapatero, que acorde a la legislación de los demás países europeos establece unos plazos para poder abortar libremente.
Aún más prohibitiva que la que existía en 1985, este nuevo Proyecto de Ley da un salto atrás en el tiempo, siguiendo la estela de otras imposiciones de este Gobierno tales como la Reforma Laboral o la LOMCE, observándose tremendamente contradictoria en su creación, ya que nace supuestamente para proteger la vida, pero con un desatinado contenido que, en mi opinión, la pone en riesgo.
Exigencias como la eliminación del supuesto de malformación del feto, como la necesidad de acreditar dos opiniones o informes de médicos facultativos especialistas (uno de ellos que certifique el daño psicológico para la futura madre) y como el consentimiento de los padres en caso de que la embarazada sea menor de edad y no esté emancipada, son aspectos de un documento articulado que demuestran hasta donde puede destruirse la libre decisión personal de recurrir a un aborto.
Pero lo que me parece aún más sangrante y denigrante para la mujer a mi entender, es que el señor Gallardón pondrá precio a su embarazo y que con la excusa de dar la información necesaria y obligatoria a la futura madre, se intentará convencer a ésta de que el no abortar le generará beneficios económicos mediante prestaciones sociales, como si fuera mercancía de un supermercado de lo que estamos hablando. Pero ojo, si lo de la pasta no funciona, siempre quedará el “plan B”, donde se alimentará el miedo esgrimiendo los riesgos que la mujer podría sufrir con el aborto, para que ésta, de puro pánico, dé marcha atrás en su decisión.
Lea bien las últimas palabras de este artículo, ya que son las únicas referentes a futuro que podrá encontrar, porque esta ley no traerá más que un daño al ser humano, porque esta ley será un regreso al pasado, porque esta ley en España no la necesitamos. Por todo esto, yo digo: NO A LA NUEVA LEY DEL ABORTO.
VEGUEROS S.M.









jueves, 19 de diciembre de 2013

CAMBIEMOS EL MUNDO.-

Por : Ayose Rodríguez Rodríguez
Miembros del Colectivo Voces Transversales

CAMBIEMOS EL MUNDO

“Me levanté esta mañana y de camino al curro paré en la cafetería, pedí un cortado y mientras me lo estaba tomando miré a mi lado. Allí estaba, como puesto para mí, “Las Arenas, Mesa y López y el CC El Muelle abrirán los domingos a los cruceros” y para colmo en primera página”; esas palabras llegaron a mí el pasado sábado y quien las dijo no estaba tirando fuegos artificiales o bailando el tiritirí del señor Mauricio Colmenero.
Podrán pensar que quien escribe estas palabras no es imparcial; admito que formo parte en esta historia, pero al igual que a mis compañeros y compañeras  y que a muchos otros más, se nos avecina un cambio sin igual.
Juan José Cardona ataca de nuevo, ahora con la excusa de satisfacer las necesidades de los turistas de crucero.  Pero yo también se jugar a cambiar el mundo, yo también se cuidar del extranjero.
Pondré en Mesa y López el mercadillo de San Mateo, donde está la iglesia del Pino,  la Catedral de Santa Ana; al lado del Auditorio, el Roque Nublo, en el parque Santa Catalina, la Casa de Colón y no podían faltar las Dunas de Maspalomas, que ya les tengo reservado su lugar en la Playa de las Alcaravaneras. Porque para cuidar del extranjero, debo de ofertarle un espacio cultural, un entorno que, tristemente, el Puerto no tiene. Pero claro, como no, esto no tiene importancia, ya que para el  alcalde de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, lo primero es abrir los centros comerciales.
El pequeño empresario es otro implicado. Las ve venir, sintiendo impotente, como los grandes comercios se lo comen cada día y sin apenas poder hacer algo para evitarlo. Ahora Cardona les asesta la estocada mortal que les obligará a cerrar, para acabar convertidos en unos de tantos parados en la segunda Comunidad Autónoma con más desempleo de España.
Pero como esto va de cambiar el mundo y yo soy muy atrevido, les garantizo que a estos también les solucionaré el problema, y para ello pondré encima del Intercambiador un espacio donde las Pymes puedan incrementar su maltrecha economía, un lugar donde se junten comercio, gastronomía y artesanía, en conclusión un lugar donde el turista de crucero pueda disfrutar de todo aquello que nuestra tierra nos da a los grancanarios y un entorno que jamás podrán olvidar.
Algunos me llamaran demagogo, otros dirán realidad, pero lo que está claro es que “el maestro” quiere cambiar el mundo de much@s por la liberación de la apertura comercial de las grandes superficies y muere en ello, como si fuera el cromo más difícil de conseguir en este álbum. Porque gracias a él quien más tiene tendrá aún más, porque quien está sobreviviendo sucumbirá y porque los que estamos trabajando sufriremos como se nos cambia el mundo sin razón.
VEGUEROS S.M.

lunes, 16 de diciembre de 2013

ABIERTO HASTA DESFALLECER.-

Salvador Suárez Martín
Miembro del colectivo Voces Transversales


Abierto hasta desfallecer

La guerra sobre los horarios comerciales ha comenzado. Cifras y competencias bailan y podemos perdernos en números de supuestos beneficios o pérdidas, pero estos números no pueden ser los únicos argumentos para tomar decisiones de este tipo; sumar dos y dos, restarle tres y decir que, como hay uno de beneficio algo es justo, es, en el mejor de los casos, ser corto de miras y valores. Todos podemos caer en este error y más con la situación actual, pero creo que es importante tener algunos factores en cuenta.
Habría que plantearse si realmente la apertura de los Centros Comerciales los domingos produciría tantos beneficios como algunos esperan y claman y también que, se produzcan o no esos beneficios, si valen la pena.
Muchos de los que defienden esta apertura se respaldan en el turismo de cruceros. No he viajado nunca en un crucero, pero creo que no me veo malgastando el breve tiempo que tengo en una parada para entrar a comprar a un supermercado de unos grandes almacenes o a una  franquicia que tengo también en mi país de residencia. Ni siquiera cuando voy de turismo se me ocurre entrar a comprar un recuerdo de mi estancia en un Carrefour; tampoco he visto nunca visitas guiadas al Corte Inglés, ni grupos de turistas, cámara en mano, paseando por un Hiperdino. No digo que alguno no entre a comprar una botella de agua o un helado para seguir el paseo, pero no veo grandes beneficios económicos en eso.
Así que muchos beneficios no podrán dar, suponiendo, claro, que todo se haga cumpliendo las normas, pagando esas horas a los empleados y también los costes de mantener el negocio abierto un día más. Los pequeños comercios no podrán aguantar el tirón y al final, en el mejor de los casos, las grandes superficies abrirán siete días a la semana y las pequeñas, seis.
Claro que hay que dar un buen servicio al turismo y favorecer el comercio, pero existen otras formas más justas y creo que, a larga también más efectivas para ello. Dotemos a los puntos turísticos de zonas para la venta de artesanía, de mercados y permitamos abrir a los pequeños comercios, que son los que ya parten de una situación de desventaja, para con eso, repartir más el trabajo y los beneficios.
Para un gran comercio, unos cientos de euros al mes de beneficio por abrir el fin de semana no significan nada, salvo hundir, conscientemente o no, a los pequeños comercios vecinos. Sin embargo, esos cientos de euros a los pequeños comercios pueden salvarles las cuentas. Alguno dirá que es mucho más dinero, pero hay que considerar los costes de abrir otro día más y habrá que ver cuál es el reparto entre los diferentes comercios. Otros dirán que no sólo los turistas comprarán los domingos, apostando por un moderno milagro de los panes y los peces, pero lamento informarles de que el comercio baja porque hay muchos desempleados y a muchos otros no nos sobra el sueldo... Así que, por mucho que me pongas más días para gastar no podré gastar lo que no tengo. Para la mayoría de la población, como si abren las veinticuatro horas del día, ya nos cuesta llegar a fin de mes ahora y no vamos a gastar más. No conozco a nadie que se dedique todos los días a comprar y me diga “compraría aún más, pero es que los comerciantes me cierran”.  Simplemente,  compraremos lo mismo, pero lo repartimos en más días.
Es probable incluso que si se aprueba esta apertura dominical algún gran comercio diga “ahora, con este horario ganamos equis por ciento más” pero habría que preguntarse cuántos pequeños comercios han cerrado, o que diga “los domingo vendemos mucho” pero seguramente serán las mismas ventas repartidas en más días.
Tal vez los que piden abrir esos domingos piensan que sería en compensación de que los trabajadores pudieran descansar otro día. Bueno, pues hay tres pegas a este argumento: primero, quien haya trabajado en comercio ya sabrá que en la mayoría de los casos, esta apertura dominical se traducirá en estrambóticos horarios y excesos de jornada y rara vez en mayores contrataciones. Además en los extraños y pocos casos en los que así sea, sólo se lo podrán permitir las grandes empresas mientras que los pequeños comercios perderán más capacidad de competitividad. Los grandes harán malabarismos en los horarios con el mismo personal y los pequeños no podrán cubrir ese día. Para finalizar, que el domingo sea festivo para el mayor número de trabajadores posibles es un gran factor social, el de muchos padres y madres  que pueden ver a sus hijos e hijas y disfrutar con ellos más que en un día de colegio.
Supongo que los defensores de estas aperturas sin control tendrán la misma buena fe que los que justificaban la desregulación de los mercados por el bien de la economía. Realmente, aunque me equivoque y produzca algún beneficio, ¿vale la pena todo esto solamente porque algunos tengamos la comodidad de comprar un domingo o por unos turistas, que a pesar de lo que piensen algunos, no son tontos?
Supone abrir una puerta peligrosa y difícil de cerrar. Los derechos laborales son muy difíciles de conseguir y muy fáciles de perder, y cada paso, cada pequeño derecho que perdemos nos acerca más a convertir a las personas en mercancía barata. Abrir los domingos no será el apocalipsis, pero es un granito más de arena en una avalancha de medidas que desregulan y liberalizan el mercado laboral y que, de paso, perjudican a las pequeñas y medianas empresas.
¿Todo vale con tal de facturar? ¿Y si fuera rentable acabar con toda la flora de  nuestros campos para crear empleo, valdría la pena? Es decir, si una norma da beneficios a corto plazo pero perjudica a largo plazo, ¿nos merece la pena?. Si esta apertura trae beneficios también traerá pérdida de derechos laborales y el debilitamiento de las pymes, ¿tan baratos son nuestros  derechos? ¿tan poco pintan las pymes en nuestra economía?

En definitiva, no creo que se vaya a vender mucho más por abrir un domingo ante unos consumidores con unas rentas disponibles ya exprimidas. No creo que se vaya a crear empleo. Creo que perjudicará a los pequeños comercios y a los trabajadores y trabajadoras. Creo que no beneficiará al turismo, creo que sólo beneficiará a los grandes comercios, que podrán agotar a sus pequeños competidores vecinos en una guerra de desgaste y que sentará un peligroso precedente. El turismo es importante, sí, pero también es importante tomárselo en serio y también son importantes las pymes y también lo son los trabajadores y trabajadoras. Si queremos dar una solución más sensata, a más largo plazo y más justa, apoyemos a artesanos y pequeños comerciantes para que sean ellos los que brinden a ese turismo o a ese mercado dominical una oferta diferente. Eso sí creará más empleo, fortalecerá al pequeño comercio y ofrecerá a nuestro turismo un producto diferenciado y de calidad.
VEGUEROS.-

viernes, 13 de diciembre de 2013

TOTSIENS MADIBA.-


TOTSIENS MADIBA

Por : Roberto Suárez 
Miembro del colectivo Voces Transversales


La presentación es en mi lengua y en tres de las que se hablan en Sudáfrica, que son inglés, afrikaans y xhosa. No tuve el placer de conocerle, no he tenido el placer de escucharle en directo ni de verlo de lejos, pero se ha muerto la razón de que me guste tanto la política, se ha muerto Nelson Mandela.
Quien me sigue en Facebook sabe que, según la red social, nací en Durban, en la costa donde el Indico baña este país del sur de África. Quien me conoce de verdad sabe que eso no es cierto, que nací en Valencia y que he vivido aquí toda mi vida, pero desde que tuve uso de razón en lo político, supe quién era Nelson Mandela y qué significaba su palabra, su lucha y su estilo de vida. Me parecía un gesto amable hacia lo que este hombre ha representado para todos y para mí en especial.
Y es que Mandela era único. Hay que tener una gran valentía para luchar contra un régimen donde por ser negro y alguna cosilla añadida, pueden ahorcarte, pero él lo hizo. Entró en la política mientras trabajaba en Johannesburgo gracias a contactos que hizo en el primer buffete de abogados en el que trabajó. Descubrió en aquella urbe de los años 50 el racismo existente de muchos años y  que el NationalParty, imperante y compuesto de blancos afrikaaners y racistas, estaba legislando a cuentagotas, tras ganar después de la guerra mundial las elecciones estatales, se unió al Congreso Nacional Africano y poco a poco, entre ordenes de proscripción, redadas y detenciones esporádicas, se convirtió en un líder y en acusado en el juicio de Rivonia, del que se libró de la horca, pero no de Robeen Island, la isla rocosa frente a Ciudad del Cabo y donde permaneció encarcelado durante veintisiete años de su vida. Y pregunto ¿de qué valió todo esto?
Sudáfrica ha cambiado, aunque la criminalidad sea su principal problema actualmente. Tras salir de la cárcel, Mandela consiguió convertirse en presidente de la República de Sudáfrica y ayudó a mucha gente a tener una vida más digna; pero no sólo eso. Decir Nelson Mandela es decir lucha, decir Nelson Mandela es decir que siempre hay esperanza ante cualquier cosa que se ponga delante, decir Nelson Mandela es decir LIBERTAD...
Para mí supone ahora una falta muy grande en este mundo tan pequeño. Nelson Mandela ha significado para mí un ideal, un sentido en la política, una manera de ver el mundo que nos rodea y, por encima de todo, un espejo en quien mirarme cuando las cosas han ido muy mal y ha habido que salir como fuera. Mandela era un personaje único, uno de los más determinantes del siglo XX y de los que han pasado al siglo XXI. No ha muerto el ex presidente de un país, ha muerto un símbolo; muy  posiblemente el único que nos quedaba con vida.
VEGUEROS S.M.

ÉRASE UNA VEZ EL CUENTO DEL BUEN JEFE.-

Fernando Santamaría Pavón
Miembro del colectivo Voces Transversales


Érase una vez el cuento del buen jefe

Esta historia pertenece a un país muy muy lejano, un país donde se entiende que negociar es conseguir un pacto que beneficie a las dos partes, un país donde se leen las estadísticas y se obtienen verdaderas lecciones para aprender y solucionar los problemas y un país donde no te mienten. Está claro que este país no es España, no es la España del PP. Esta España del PP es el país del cuento donde negociar es una debilidad, donde sólo se defiende al fuerte frente al débil y donde cualquier número se usa para validar la actual forma de gobernar, es el cuento del buen jefe frente al cuento del mal jefe.
En el país del buen jefe, se respetan las normas internacionales que rigen las relaciones entre empresarios y trabajadores, se respetan los convenios colectivos y no se eliminan. El buen jefe no es un ser magnánimo que da y mima al trabajador, es una persona que sabe negociar y respeta a la otra parte y paga un sueldo justo por el trabajo realizado. En ese país no se criminaliza a los sindicatos. En España estamos viendo a donde llevan los derroteros del mal jefe: a la pérdida real del poder adquisitivo de los trabajadores y a la destrucción de la pequeña y mediana empresa. No nos engañemos, es el sueño que se convierte en pesadilla para una parte muy importante de estos sacrificados empresarios. Estos empresarios ven que pagar menos a sus trabajadores les permite en el mejor de los casos sobrevivir, pero no progresar, lo normal es cerrar. Y ya algunos lo dicen con sus palabras, “se pierde el consumo interno y eso lleva a mi empresa a la ruina”.
Ahora se empiezan a agotar los convenios colectivos y les darán una nueva vuelta de tuerca a los trabajadores, esos vagos que quieren que les paguen sin hacer nada, según lo que algunos de sus jefes empresariales nos dicen día sí y día también en las noticias. La demanda interna volverá a caer y la pequeña y mediana empresa volverá a caer, pero esta vez ya no habrá más sueldos que bajar.
Mientras esos mismos jefes siguen en sus demandas destructivas, ahora quieren eliminar a los funcionarios. EL año pasado consiguieron eliminar la paga extra del funcionariado. Eso hizo que miles de empresas cerraran. Afortunadamente este año eso no volverá a pasar y la mediana y pequeña empresa vuelve a intentar remontar y contrata y abre negocios. A pesar de esta realidad todavía se escucha a los jefes de los empresarios en su erre que erre contra el funcionariado. En "Salvados", el ya conocido programa de televisión vimos cómo uno de esos asesores de los fondos buitres arremetía contra lo público, está malvendiendo su país a los extranjeros por culpa de esa visión, pero ahí lo teníamos, sin corazón, defendiendo  malvender esas casas  a los fondos extraños. Siguen sin ver en su vorágine neoliberal; la eliminación de España. En aquél país de fantasía del buen jefe, estas cosas no pasan. Su gobierno defiende la fortaleza de su democracia y de la economía de los suyos y de sus empresas en vez de la de un puñado de ricos.
En el desastre que supone la reforma laboral para el empleo, tenemos los datos de Noviembre de 2013: 2000 y pico nuevos trabajadores, pero 60000 bajas en la seguridad social. Es decir, el paro ha subido en 58000 personas, ¿dónde están estos trabajadores? Salieron de las listas del paro, porque o no buscan trabajo, o porque no renuevan su demanda de trabajo en el INEM y los han borrado de la lista del paro y de también cualquier esperanza de futuro.
Cuando se negocia las dos partes deben ganar para que el pacto sobreviva en el tiempo. Con la reforma laboral sólo ganan las grandes empresas y los ricos de esta agrupación de ciudadanos, que ya no sé si llamar país ante un gobierno que, día a día, con cada una de sus leyes lo dinamita. Donde todos pagamos, menos un pequeño grupo de personas que están asfixiando y matando a España, a sus familias y a su red empresarial.
Lo único que nos vende este gobierno es que el paro baja por fin, que en el exterior dicen que todo va bien en España tal como diría el león cuando devora a la gacela, aunque la gacela no opine lo mismo, claro. Mientras los parados siguen siendo cada día o más o los mismos, los sueldos siguen bajando y la miseria por tanto, se despliega más entre nuestros vecinos y familiares. Mientras tanto, y a su costa, los ricos aumentan su riqueza y el gobierno sonríe porque todo va bien, España va bien en el país del cuento inventado por este gobierno.
VEGUEROS S.M.

CARTAS A LOS VOTANTES DEL PARTIDO POPULAR SOBRE CANAL 9 .-

Roberto Suárez
Miembro del colectivo Voces Transversales

Carta a los votantes del PP sobre Canal 9

Querido votante del PPCV:
Antes de que me digas que generalizo, quiero indicarte que la generalización se utiliza para poder abarcar a un colectivo grande que mayoritariamente comparte lo que se quiere denunciar. Dicho esto, quiero proseguir con lo que quiero deciros.
Después del cierre de la televisión de todos los valencianos y valencianas, de esa que escuchabas, veías y obedecías cuando se utilizó como arma arrojadiza contra otros partidos y donde se derrochaba el dinero por parte de aquellos que defendías y votabas, no puedo evitar decirte esto:
Te responsabilizo a ti de este cierre y de cómo estamos. Seguro que me saltarás con que Zapatero y los socialistas o, aún peor, con que todos son iguales cuando llevamos casi veinte años de gobierno del mismo partido político, el tuyo. No eres capaz de reconocer que has votado con los ojos vendados a unos individuos que te daban un mensaje rápido y fácil de entender ante las incertidumbres que como ciudadano es lógico que tengas.
¿Sabes que si cierran Canal 9, muchos pueblos dejan de tener información de sus comarcas, sus campos y su entorno? ¿Sabes que muchos veíamos venir esto y tú no quisiste verlo? Tú no quisiste verlo, insisto.
Muchos llevamos años denunciando que se despilfarraba y manipulaba en Canal 9. Unos más y otros menos, pero algunos llevamos años diciendo que nuestra lengua se ha manipulado de una manera brutal, también nuestra identidad y nuestras señas en beneficio de quien te ha estafado, pero tú me vienes con que todos son iguales, no reconociendo que te han engañado ni que te han tomado por un ignorante. Tú, votante del PP, eres igual de responsable de que la Comunidad Valenciana (la cual se iba a llamar Pais Valencià cuando los que tú has votado se inventaron la historia de la misma) esté hundida. 
¿Y ahora qué? Pedirte el voto a la izquierda después de acusarte no es lícito. No lo voy a hacer, pero sí quiero pedirte algo. Te pido que tengas vergüenza y que pienses antes de no decir nada útil. Si quieres, puedes dar nombres de políticos de todos los colores, de todos los hay y verdaderamente responsables de esto e insisto completamente en que hay en todos los lados, aunque no quieras leer esto.
Pero reconoce que te engañaron, ganarás como persona y te sentirás mejor a la larga. Ya verás y en tu mano queda.
VEGUEROS S.M.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

FRÁGILES PACTOS.-

Frágiles Pactos


Salvador Suárez Martín
Miembro del colectivo Voces Transversales



En Canarias puede sorprender, incluso parecer confuso, tanto pacto y  ruptura, pero lo cierto es que es más fácil comprenderlo si nos abstraemos de casos concretos. Siempre pueden existir diferencias de caracteres, indisciplinas, llamadas al orden, peticiones de autonomía,…pero ¿por qué tantas?
Antes que nada por la manía de todos los partidos de buscar los pactos “en cascada”, un bonito eufemismo para tratar de esconder un pacto impuesto desde arriba. Porque en realidad, sí hay una diferencia: un pacto en cascada podría funcionar y ser justificable si desde el nivel regional se coordinara, escuchara y tuviera en cuenta la realidad de las instituciones y administraciones de nivel inferior, siendo conscientes y dialogantes con cada caso particular, buscando proyecto político y puntos en común y asumiendo que, llegado el momento, como decía mi abuela, no puede haber amores a la fuerza. En cambio estos pactos tratan de solucionarse con un acuerdo al más alto nivel del que se informa luego al resto de los partidos.
El problema no es pactar o no pactar, si no el cómo se organiza el pacto, cómo se estructura y cómo se adapta luego a cabildos y ayuntamientos.
Ante esto surge la pregunta sobre la disciplina. ¿No debería existir una disciplina dentro de un partido político? Sí y no. Sí cuando la disciplina sea fiel a las ideas, estructuras y órganos internos, no porque esas estructuras y órganos sean incapaces de reflejar el deseo de la mayoría de sus miembros.  En este caso, sirve como ejemplo el Partido Socialista. En su último congreso, su único candidato a Secretario General fue el principal defensor del actual pacto en cascada en Canarias, con el que parece que nadie está de acuerdo, pero aún así, no tuvo rival ¿Dónde estaban todos esos militantes que ahora no están contentos? ¿Dónde estaban cuando se aprobó en Comité? Una prueba más de que el actual sistema de voto delegado no representa la voluntad de los afiliados y afiliadas a un partido.
Normalmente en esta posición, lo prudente es dar la razón al que dirige y lo heroico es dar la razón al rebelde. En mi caso, quedaré mal, puesto que para mí ambos son culpables: las direcciones por no ser capaces de estructurar, explicar y facilitar un pacto, además de no ser capaces de entender que deben existir excepciones, y los rebeldes por no haber hecho valer su postura en los procesos internos y órganos de dirección.
Las posibles soluciones son difíciles. ¿Replantear un pacto que está dando fuertes problemas internos a ambos partidos? ¿Convocar un Congreso extraordinario que aclare qué quieren realmente los y las militantes de los partidos y a partir de esas nuevas estructuras e ideas encarar el actual pacto? Ambas soluciones son difíciles a tan poco tiempo de las próximas elecciones. Los problemas en política surgen muchas veces de errores cometidos mucho tiempo atrás y más aún, de no querer afrontar los conflictos en sus momento o de haber tratado de lograr soluciones cómodas y rápidas.
La conclusión puede parecer ambigua y sin solución, pero es cierto que toda esta situación es, cuando menos, caótica. Se cuidan las formas y se teme discutir o tener más de un candidato en los procesos internos, lo que da como resultado que los verdaderos problemas queden latentes para estallar en los peores momentos. El miedo al diálogo y los falsos consensos internos, donde se intenta dar cabida a diametrales visiones de las cosas en lugar de afrontar un debate (donde saber ganar y perder democráticamente) simplemente por el qué dirán, demuestra que bajo unos débiles y poco representativos procesos internos es más difícil hacer política. Demuestra que los anticuados procesos orgánicos internos de los partidos son graves problemas políticos.
VEGUEROS S.M.