miércoles, 15 de octubre de 2014

LO QUE SE JUEGA EN LAS PRIMARIAS.-

Salvador Suárez Martín
Miembro del Colectivo Voces Transversales

Lo que se juega en las primarias

Este mes se celebran las primarias del Partido Socialista para elegir su candidato/a al Gobierno de Canarias, las primeras abiertas, es decir, que para poder participar no es necesario ser parte de la militancia. Tres de los cuatro pre-candidatos/as han logrado los avales para poder participar en este proceso abierto a la militancia y a la ciudadanía en general, pero ¿qué se decide realmente?
Alguien podrá pensar: “qué pregunta más tonta” o “más mal intencionada”, pero quiero ir un poco más allá. Se elige entre tres candidatos/as con una trayectoria en política y con experiencia, apoyados por muchos militantes (basta ver el número de avales),  cada cual puede tener su preferido, y cada uno esta exponiendo su forma de ver las cosas, pero cualquiera que vaya a votar debería sopesar algunos aspectos. A pesar de lo que parezca, el programa del Partido Socialista realmente no lo decide el candidato sino sus órganos internos, es decir, el candidato tendrá voz, pero también las otras personas que aportan sus ideas al programa electoral, tanto de dentro como de fuera. Cierto que su opinión es importante y puede influir mucho, pero no asegurar. Parece que pueden decidirse posibles posiciones futuras sobre pactos, pero eso tampoco lo decide el candidato/a. Lo deciden las personas que votan democráticamente en los órganos de funcionamiento interno y la composición de los comités no va a cambiar. También se piensa que podría cambiar funcionamientos internos pero tampoco es así, se elige candidato/a, no Secretaría General. Serán las ejecutivas, los comités, las asambleas y los congresos quienes decidan todas estas cosas o las cambien. La regeneración de los partidos vendrá por la actualización de sus procesos y órganos internos, no sólo por las personas que encabecen sus listas.
Entonces, ¿por qué sería diferente escoger a uno/a u otro/a?  Lo que realmente se elige ahora es quién encabezará la lista y quién, con el resultado que logre, gestionará lo que decida la ciudadanía y los pactos, el gobierno o la oposición. En este aspecto se valorará su capacidad de gestión, de negociación, de trabajo, de consenso o de liderazgo… Es una decisión de voto diferente a la de las elecciones normales. Las promesas o propuestas quedarán en un segundo plano ante factores como los valores, el curriculum vital, las aptitudes y actitudes de los candidatos/as. Sería lo mejor elegir una candidatura solvente y sólida, aunque prometa menos cosas, ya que no sabemos que podrá cumplir. Y aunque esto es lo que realmente se elige tampoco es lo más importante de este proceso.
Lo verdaderamente importante es hasta qué punto este ejercicio de participación política, las primarias abiertas, es capaz de atraer a la ciudadanía, de aumentar su participación. El éxito de participación en los avales no significa que toda esa gente vaya a votar y aún así,el objetivo fundamental es implicar a gente fuera de la militancia. ¿Podrá atraer este proceso a mucha ciudadanía? ¿Cuánto será suficiente o qué número puede ser considerado un fracaso?
Otro factor en juego es el que los procesos democráticos, como casi todo, hay que aprenderlos. Gane quien gane y con los plazos que hay, lo lógico es que desde el día siguiente a la votación, estén todos trabajando en una misma dirección y pensando en las elecciones, ¿existirá esa madurez democrática o volverán los problemas internos?
Las primarias deben ser un proceso que intente democratizar los partidos políticos y que, de una forma u otra, llegará a todos los partidos, sean abiertas, cerradas, con avales o sin ellos. ¿Reactivará esto el voto socialista? ¿Atraerá a nuevos votantes? ¿Estará el resto de la ciudadanía interesada en participar? Son muchísimas preguntas que sólo se resolverán el día después de la votación y aún entonces cada uno hará su propio análisis. La verdadera pregunta, si tuviéramos que concretarla en una sola, sería ¿piensa la ciudadanía que las primarias abiertas son una verdadera herramienta para regenerar la política? Es decir, más importante que la persona que salga serán las cifras de personas que participen. Si el número es alto, el candidato/a elegido tendrá mucho ganado. Si la participación es baja, el ganador aunque sea por mayoría aplastante, debería preocuparse. Si la participación es alta, se demostrará que el futuro de los partidos políticos es ir acercándose a la ciudadanía cada día más y que las primarias, con las correcciones que vayan siendo necesarias, son una buena opción para ello.
Todo esto me lleva a una última pregunta, vital y decisiva... ¿por qué hay que participar? Primero, porque sí que es importante quién será la cabeza de lista del Partido Socialista. Cada candidato/a traerá consigo su experiencia, sus valores, su forma de trabajar y de afrontar los retos. Segundo, porque cualquier proceso participativo es importante, no podemos desaprovechar cualquier oportunidad de decidir y opinar sobre lo que pasa en nuestra sociedad. Y tercero, porque es una forma de demostrar que la apertura de los partidos políticos es el autentico camino de la regeneración democrática.
VEGUEROS S.M.